Etiquetas

Tomar decisiones es parte de nuestra vida. Desde niños las tomamos aunque no siempre seamos conscientes de ello. El sabor del helado, la ropa que nos ponemos o el libro que vamos a leer los decidimos muchas veces sin ni siquiera pararnos a pensar y sin ser conscientes de que somos capaces de tomar decisiones.

El problema surge cuando esas decisiones implican cambios drásticos o nuevos comienzos. En ese momento sentimos todo el peso de dejar atrás etapas. Nos asusta equivocarnos, nos asusta lo desconocido.

Pero para poder continuar viviendo hay que tomar decisiones. La vida nos ofrece muchos caminos y decidir cuál seguir es siempre una aventura. A veces termina bien, otras no tanto, pero de todas podemos sacar una experiencia que nos ayude a tomar la siguiente decisión. El siguiente paso en el camino que debemos seguir.

Anuncios