Etiquetas

,

A lo largo de nuestra vida nos ponemos distintas máscaras. La que mostramos a los nuestros, la que mostramos en el trabajo, la que mostramos a los amigos, la que mostramos a los conocidos… Luego está la cara real que se esconde tras esas máscaras, la cara que sólo conocemos nosotros.

Ponerse máscaras no es malo, es como ponerse diferente ropa según la ocasión. Lo importante es que esas máscaras sean lo bastante translúcidas como para dejar ver la cara que está debajo. Lo malo son las máscaras opacas, las que ocultan la verdad.

Las personas que no tienen nada que ocultar sólo usan máscaras transparentes. El resto no me interesan.

Image

Anuncios