Etiquetas

Image

Ya se terminaron las fiestas, desaparecieron los adornos navideños y todo el mundo se plantea ir al gimnasio, dejar de fumar o cualquier de esas cosas que cada año todos nos proponemos en enero y que olvidamos, con suerte, en febrero.

Yo este año sólo tengo un propósito para el año nuevo: ser feliz. Al menos, todo lo feliz que la vida me permita. Por ello he decidido eliminar de mi vida todo aquello que me perturba y a todos aquellos que no me aportan nada y sólo me molestan. Voy a eliminar de mi vida a todas esas personas que juran no soportar las mentiras pero jamás dicen la verdad, a la gente hipócrita, egoista y mezquina.

Me voy a quedar con los amigos de verdad, los que demostraron que lo eran cuando les necesité, los que, sin importar distancias, están ahí. Si eres una de estas personas, seguiremos en contacto, como siempre.

Y este propósito no lo olvidaré en febrero, ni en marzo, ni nunca. La vida es demasiado breve y no hay excusa para permitir que nos la fastidien.

Anuncios