Etiquetas

Madrid, como cualquier gran ciudad, te sorprende con algo nuevo cada vez que vas. No importa cuanto la visites, siempre se guarda alguna sorpresa.

Hacía tiempo que no me acercaba a la capital del reino y hace unos días no sólo tuve tiempo de ver a amigos (no tantos como me habría gustado) sino también de callejear y tomar algunas fotos.

El Palacio Real imponente y majestuoso, como corresponde. Desafiando al tiempo y a los cientos de personas que diariamente se acercan a contemplarlo:

Image

La Plaza de Oriente un lugar en el que relajarse o pasear ante la atenta mirada de la historia convertida en estatuas de antiguos reyes:

ImageImageMás adelante un artista callejero dibuja a los turistas con trajes típicos. No necesitan ponérselos, sólo colocarse tras ellos. No importa que sea Madrid y no Sevilla, el traje de flamenca y el de torero no podían faltar:

Image

Y, curiosamente, esa ciudad bulliciosa y llena de gente también a ratos se paraliza y uno puede encontrarse terrazas que recuerdan las conversaciones del día anterior y que anhelan las del día que empieza:

Image

Anuncios